La economía política de la Producción entre iguales

From P2P Foundation
Jump to: navigation, search

La economía política de la Producción entre iguales

Por Michael Bauwens

Fuente: Ctheory


Text

Desde que Marx identificó las fábricas de Manchester como el modelo de la nueva sociedad capitalista, no se había producido una transformación tan radical de los fundamentos de nuestra vida social. A medida que los sistemas políticos, económicos y sociales se transforman en redes distribuidas, una nueva dinámica humana está emergiendo: peer to peer; en español, "de igual a igual" o "entre iguales" P2P. A medida que P2P provoca el surgimiento de un tercer modo de producción, un tercer modelo de gobierno y un tercer modelo de propiedad se están preparando para modernizar nuestra economía política de modos sin precedentes. Este ensayo apunta a desarrollar un marco conceptual (’teoría P2P’) capaz de explicar estos nuevos procesos sociales.

Entre iguales

P2P no se refiere a todos los procesos que tienen lugar en las redes distribuidas: P2P designa específicamente a aquellos procesos que buscan incrementar la participación de equipotenciales participantes. Definiremos estos términos al examinar las características de los procesos P2P, pero he aquí sus características más generales e importantes.

Procesos P2P:

  1. producen valor de uso mediante la libre cooperación de productores que tienen acceso al capital distribuido: este es el modo de producción P2P, un `tercer modo de producción´ diferente del orientado a la ganancia o de la producción pública por parte de empresas estatales. Su producto no es valor de cambio para un mercado, sino valor de uso para una comunidad de usuarios.
  2. están dirigidos por la propia comunidad de productores, y no por la distribución del mercado o la jerarquía corporativa: este es el modo de gobierno del P2P, o `tercer modo de gobierno´.
  3. hacen al valor de uso libremente accesible sobre una base universal, mediante nuevos regímenes de propiedad común. Esta es su distribución o `modo de propiedad entre iguales´: un `tercer modo de propiedad´, diferente de la propiedad privada o la propiedad pública (estatal).


La infraestructura del P2P

¿Qué ha sido necesario para facilitar la aparición de los procesos entre iguales? El primer requisito es la existencia de una infraestructura tecnológica que opere en procesos entre iguales y posibilite el acceso distribuido al capital `fijo´. Las computadoras individuales que posibilitan una máquina universal capaz de ejecutar cualquier tarea lógica son una forma de `capital fijo´distribuido, accesible a bajo costo para muchos productores. La internet, como red punto a punto, fue diseñada específicamente para la participación de los bordes (los usuarios de computadoras) sin utilizar ejes centrales obligadamente. Aunque no se halla plenamente en manos de sus participantes, la internet está controlada mediante un gobierno distribuido, y por fuera de la hegemonía completa de actores particulares privados o estatales. Los elementos jerárquicos de la internet (tales como los protocolos IP, el descentralizado Sistema de Nombre de Dominio, etc...) no interfieren en la participación. Los comunicadores virales, o reticulares, son una extensión lógica de la internet. Con esta metodología, los dispositivos crean sus propias redes mediante el uso de capacidad excedente, salteando la necesidad de una infraestructura pre-existente. El movimiento de la `Comunidad Wi-Fi´, la defensa del Espectro Abierto, la televisión registrada, e infraestructuras de telecomunicación reticulares son ejemplos de este sentido.

El segundo requisito lo constituyen sistemas alternativos de información y comunicación que permitan la comunicación autónoma entre agentes cooperantes. La red (en particular la Red Escribible y la Red 2.0 que se halla en proceso de ser establecida) posibilita la producción universal autónoma, la diseminación y `consumo´ de material escrito, mientras que los desarrollos asociados de podcast y webcast crean una `infraestructura alternativa de información y comunicación para la creación de audio y audiovisual. La existencia de dicha infraestructura posibilita que la producción de contenido autónomo sea distribuida sin la intermediación de los medios clásicos de publicidad y transmisión (aunque pueden emerger nuevas formas de mediación)

El tercer requisito es la existencia de una infraestructura de `software´para la cooperación autónoma global. Un número creciente de herramientas colaboradoras, tales como los blogs y las wikis, insertas en redes sociales de software facilitan la creación de capital social y concentrado, haciendo posible crear grupos globales que puedan crear valor de uso son la intermediación de empresas de producción o distribución por lucro.

El cuarto requisito es una infraestructura legal que permita la creación de valor de uso y lo proteja de la apropiación privada. La Licencia Pública General (GPL) (que prohíbe la apropiación del código de software), la similar Iniciativa de Código Abierto, y algunas versiones de la licencia Creativos Comunes cumplen este papel. Permiten la protección del valor del uso común y usan características virales para diseminarse. La GPL y materias afines solo pueden ser utilizadas en proyectos que, a su vez, pongan su código fuente en el dominio público.

El quinto requisito es cultural. La difusión de la intelectualidad de masas, (p.e. la distribución de la inteligencia humana) y los cambios asociados en términos de sentir y ser (ontología), términos de conocer (epistemología) y constelaciones de valores (axiología) han sido instrumentales para crear el tipo de individualismo cooperativo necesario para sostener un ethos que habilite proyectos P2P.


La Características del P2P

Los procesos P2P ocurren en redes distribuidas. Estas son redes en las que los agentes autónomos pueden determinar libremente sus comportamientos y asociaciones sin la intermediación de ejes centrales obligatorios. Como insiste Alexander Galloway en su libro sobre el poder protocolar, las redes distribuidas no son lo mismo que las redes descentralizadas, para las que los ejes son obligatorios. La P2P se basa en poder distribuido y acceso distribuido a los recursos. En una red descentralizada tal como la del sistema en que se basan los aeropuertos de Estados Unidos, los aviones deben circular por determinados ejes; sin embargo, en sistemas distribuidos tales como la internet o los sistemas de autopistas, pueden existir los ejes, pero no son obligatorios, y los agentes siempre pueden circular alrededor de ellos.

Los proyectos P2P se caracterizan por la equipotencialidad o `anti-credencialismo´. Esto significa que no hay una selección a priori para participar. La capacidad para cooperar se verifica en el propio proceso de cooperación. Así, los proyectos están abiertos a todos a condición de que posean las habilidades requeridas para contribuir a ellos. Estas habilidades son verificadas y validadas comunalmente, en el propio proceso de producción. Esto resulta evidente en los proyectos de publicaciones abiertos, tales como el periodismo ciudadano: cualquiera puede publicar y cualquiera puede verificar la veracidad de los artículos. Los sistemas de reputación se utilizan para la validación comunal. El filtro es a posteriori, no a priori. De modo que el anti-credencialismo debe contrastarse con la revisión tradicional por parte de pares, donde las credenciales son un prerrequisito esencial para participar.

Los proyectos P2P se caracterizan por el holoptismo. El holoptismo es la capacidad y diseño implicados de los iguales para procesos que permiten a los participantes el libre acceso a toda la información sobre los otros participantes; no en términos de privacía sino de su existencia y contribuciones (es decir, información horizontal) y acceso de los objetivos, métricas y documentación del proyecto en conjunto (es decir, su dimensión vertical). Esto puede contrastarse con el panopticismo característicos de los proyectos jerárquicos: diseñados para reservar el conocimiento `total´para una elite, mientras que los participantes sólo tienen acceso según lo que `necesiten saber´. Sin embargo, con los proyectos P2P, la comunicación no es de arriba abajo, basada en reglas de reportes estrictamente definidas, sino que la retroalimentación es sistémica, integrada al protocolo del sistema cooperativo.

Lo precedente no agota las características de la producción entre pares. Luego continuaremos nuestra investigación de estas características en el contexto de la comparación con otros modos existentes de producción. La P2P y Otros Modos de Producción

El marco de nuestra comparación es la teoría de los Modelos Relacionales del antropólogo Alan Page Fiske, discutidos en su obra principal, La Estructura de la Vida Social. El hecho de que los modos de producción se hallen inmersos en relaciones inter-subjetivas-es decir, caracterizados por combinaciones relacionales particulares-provee el marco necesario para distinguir al P2P. Según Fiske, hay cuatro tipos básicos de dinámicas inter-subjetivas, válidos a lo largo del tiempo y el espacio, según sus propias palabras:

La gente utiliza apenas cuatro modelos fundamentales para organizar la mayoría de los aspectos de la socialidad, la mayor parte del tiempo en todas las culturas. Estos modelos son el Compartir Comunal, el Rango de Autoridad, la Comparación Igualitaria y los Precios del Mercado. El Compartir Comunal (CC) es una interrelación en la que la gente trata a alguna díada o grupo como equivalente e indiferenciado respecto del dominio social en cuestión. Son ejemplos la gente usando lo común (CC respecto de la utilización del recurso particular), la gente muy enamorada (CC respecto a sus seres sociales), la gente que “no pregunta por quién doblan las campanas, porque doblan por tí” (CC respecto del sufrimiento compartido y el bienestar común), o la gente que mata a cualquier miembro de un grupo enemigo indiscriminadamente en represalia por un ataque (CC respecto de la responsabilidad colectiva). En el Rango de Autoridad (RA) la gente tiene posiciones asimétricas en una jerarquía lineal en la cual los subordinados someten a consideración, respetan y (quizás) obedecen, mientras que los superiores toman precedencia y responsabilidad pastoral por los subordinados. Son ejemplos las jerarquías militares (RA en las decisiones, control y muchos otros temas), el culto de los antepasados (RA en ofrendas de piedad filial y expectativas de protección y sostenimiento de las normas), las moralidades religiosas monoteístas (RA para la definición de lo bueno y lo malo por mandamientos o la voluntad de Dios), los sistemas de status social tales como las clases o las razas (RA respecto del valor social de las identidades), y categorías tales como las de los equipos deportivos (RA respecto del prestigio). Las relaciones de RA se basan en percepciones de asimetrías legitimadas, poder no coercitivo; no son inherentemente coercitivas (aunque pueden involucrar poder o causar daño)

En las relaciones de Comparación Igualitaria (CI) la gente conoce el balance o la diferencia entre los participantes y sabe qué se requiere para reestablecer el equilibrio. Manifestaciones habituales son el aguardar turno, las elecciones de una persona-un voto, distribuciones compartidas igualitarias, y la venganza basada en el ojo-por-ojo y diente-por-diente. Los ejemplos incluyen deportes y juegos (CI con respecto a las reglas, procedimientos, equipos y terrenos), la cooperación en el cuidado de niños (CI con respecto al intercambio de cuidados infantiles), y la restitución-en-especies (CI con respecto a reparar un daño). Las relaciones de Precios de Mercado (PM) están orientadas a tasas o cantidades socialmente significativas, tales como precios, ganancias, intereses, rentas, títulos o análisis de costo-beneficio. No es preciso que el dinero sea el medio, y las relaciones de PM no necesitan ser egoístas, competitivas, maximizantes o materialistas-cualquiera de los cuatro modelos puede mostrar estos rasgos. Las relaciones de PM no son necesariamente individualistas; una familia puede ser una unidad de CC o RA llevando adelante un negocio que opere en modo de PM con respecto a otras empresas. Son ejemplos la propiedad que puede ser comprada, vendida o tratada como capital de inversión (tierra u objetos como PM), los matrimonios organizados contractualmente o implícitamente en términos de costos y beneficios para los socios, la prostitución (el sexo como PM), los estándares burocráticos de costo-efectividad (distribución de recursos como PM), los juicios utilitarios sobre el mayor bien para el mayor número, o los estándares de equidad al juzgar los atributos en proporción a las contribuciones (dos formas de moralidad como PM), consideraciones sobre el “perder tiempo” eficientemente, y expectativas sobre tasas de crimen (agresión como PM) [1]

Todo tipo de sociedad o civilización es una mezcla de estos cuatro modos, pero puede argumentarse plausiblemente que un modo siempre es dominante e influye sobre los otros modos. Históricamente, el primer modo dominante fue la reciprocidad basada en el linaje o la afinidad, las denominadas economías tribales de obsequio. El aspecto relacional clave era el “pertenecer”. Los regalos creaban obligaciones y relaciones más allá de la afinidad, creando un amplio campo de intercambio. Las sociedades agrícolas o feudales fueron dominadas por el rango de autoridad, es decir, se basaron en la obediencia. Finalmente, queda claro que la economía capitalista se halla dominada por los precios de mercado.


La P2P y le Economía de Obsequios

La P2P es con frecuencia descripta como “economía de obsequios” (ver Richard Barbrook por ejemplos). Sin embargo, creemos que esto no es tan así. La razón principal es que la economía de igual a igual no es una forma de comparación igualitaria, no está basada en la reciprocidad. La P2P sigue el adagio: cada uno contribuye según su capacidad y habilidad, y cada uno toma según sus necesidades. No hay ninguna reciprocidad obligatoria involucrada. En las formas puras de la producción entre iguales, los productores no son pagos. De modo que si se “regala” es por completo un regalo no-recíproco, el uso de valor producido entre iguales no crea una obligación contraria. La emergencia del P2P es contemporánea con nuevas formas de la economía de obsequios, tales como los Sistemas de Comercio de Intercambio Local y el uso de las monedas complementarias basadas en la reciprocidad; sin embargo, esto de por sí no califica como producción entre iguales.

Aunque esto no implica decir que estas formas no son complementarias, dado que tanto el compartir comunal como la comparación igualitaria derivan del mismo espíritu de regalar. La producción entre iguales puede operar más fácilmente en la esfera de los bienes inmateriales, donde el ingreso es el tiempo libre y el excedente existente de recursos computacionales. La comparación igualitaria, los esquemas basados en la reciprocidad y la producción cooperativa son necesarios en la esfera material cuando interviene el costo del capital. En el presente, la producción entre iguales no ofrece ninguna respuesta a la supervivencia material de sus participantes. Por ello, mucha gente inspirada en el ethos igualitario se moverá hacia la producción cooperativa, la economía social y otros esquemas de los cuales puedan derivar algún ingreso y, al mismo tiempo, hacer honor a sus valores. En este sentido, estos esquemas son complementarios.


P2P y Jerarquía

La P2P no carece de jerarquía ni de estructura, sino que se caracteriza habitualmente por jerarquías y estructuras flexibles basadas en el mérito y usadas para posibilitar la participación.

También el liderazgo está “distribuido”. A menudo los proyectos P2P son dirigidos por un núcleo de fundadores, que encarnan los objetivos originales del proyecto, y que coordinan la gran número de individuos y microequipos que trabajan en temas específicos. Su autoridad y liderazgo derivan de su aporte a la constitución del proyecto, y en su continuado compromiso. Es verdad que los proyectos entre iguales son a veces llamados “dictaduras benévolas”; sin embargo no debe olvidarse que como la cooperación es enteramente voluntaria la existencia continuada de dichos proyectos se basa en el consenso de la comunidad de productores, y en las “ramificaciones” (es decir, la creación de un proyecto independiente nuevo, es siempre posible).

La relación entre autoridad y participación, y su evolución histórica, ha sido profundamente analizada por John Heron:

Parece haber al menos cuatro grados de desarrollo cultural, basados en grados de percepción moral:

1. “culturas autocráticas que definen los derechos de un modo limitado y opresivo, y donde no existen derechos de participación política;

2. culturas democráticas estrechas que practican la participación política mediante la representación, pero en las que la gente no tiene o tiene una muy limitada participación en la toma de decisiones y otros temas tales como la investigación, la religión, la educación, la industria, etc.;

3. culturas democráticas más amplias, que practican tanto la participación política como variados grados de participación en otros campos;

4. culturas de comunes P2P, en una red global libertaria y orientada a la abundancia, con derechos equivalentes de participación de todos en cada campo del desarrollo humano”.

Estos cuatro grados pueden ser analizados en términos de las relaciones entre jerarquía, cooperación y autonomía.

1. La jerarquía define, controla y restringe la cooperación y la autonomía.

2. La jerarquía le da poder solo a una parcela de cooperación y autonomía en la esfera política;

3. La jerarquía le da poder solo a una parcela de la cooperación y autonomía en la esfera política y, en diversos grados, en otras esferas;

4. El único papel de la jerarquía es en su aparición espontánea en la iniciación y continuado florecimiento de la autonomía en la cooperación en todas las esferas del desarrollo humano [2].


P2P y Compartir Comunal

Con la P2P la gente voluntaria y cooperativamente construye un común según el principio comunista: “de cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”. El valor de uso creado por los proyectos P2P es generado mediante la libre cooperación, sin coerción hacia los productores, y los usuarios tienen libre acceso al valor de uso resultante. La infraestructura legal que hemos descrito crea una “Información Común”. Los nuevos Comunes se relacionan con las antiguas formas de los comunes (especialmente las tierras comunales de los campesinos en la Edad Media y las mutualidades originales de los trabajadores en la edad industrial), pero también difieren en mucho en sus características muy inmateriales. Los antiguos Comunes eran localizados, usados y a veces regulados por comunidades específicas; los nuevos Comunes se hallan en todas partes y están regulados por ciber-colectividades globales, por lo general grupos de afinidad. Mientras que los nuevos Comunes se centran alrededor de bienes no-rivales (es decir, en un contexto de abundancia), las antiguas formas de Comunes físicos (aire, agua, etc.) siempre operaban en un contexto de escasez, siendo por ello más regulados.


P2P y el Mercado: la Inmanencia vs. La Trascendencia del P2P

P2P y Mercado

El intercambio P2P puede ser considerado en términos de mercado sólo en cuanto los individuos son libres de contribuir o tomar lo que necesiten, siguiendo sus inclinaciones individuales, con una mano invisible juntándolos a todos, pero sin ningún mecanismo monetario.

No son verdaderos mercados en sentido real: no se requiere ni de precios de mercado ni de comandos gerenciales para tomar decisiones respecto a la distribución de recursos.

Y hay más diferencias:

1. Los mercados no funcionan según el criterio de la inteligencia colectiva y el holoptismo, sino en la forma de la inteligencia de enjambre de los insectos. Es cierto que hay agentes autónomos distribuidos en un ambiente, pero cada individuo sólo busca su propio beneficio inmediato.

2. Los mercados está basados en la cooperación “neutral”, y no en una cooperación sinérgica: no hay creación de reciprocidad.

3. Los mercados operan por el valor de cambio y la ganancia, no, directamente, por el valor de uso.

4. Mientras que la P2P busca la plena participación, los mercados sólo satisfacen las necesidades de aquellos con poder adquisitivo.

Las desventajas de los mercados incluyen:

1. No funcionan bien para las necesidades comunes que no involucran pagos directos (defensa nacional, políticas generales, educación y salud pública). Además, fracasan al tomar en cuenta las externalidades negativas (medio ambiente, costos sociales, generaciones futuras)

2. Como los mercados abiertos tienden a la baja ganancia y sueldos, siempre originan anti-mercados, donde los oligopolios y monopolios usan su posición privilegiada para que el Estado maneje el mercado en su beneficio.


P2P y Capitalismo

Pese a sus significativas diferencias, la P2P y el mercado capitalista están muy interconectados. La P2P depende del mercado, y el mercado depende de la P2P.

La producción entre iguales es muy dependiente del mercado, pues produce valor de uso mayormente mediante producción inmaterial, sin proveer directamente un ingreso para sus productores. Los participantes no pueden vivir de la producción entre iguales, aunque deriven sentido y valor de ella, y aunque pueden competir, en términos de eficiencia y productividad, con las alternativas lucrativas basadas en el mercado. Así, la producción entre iguales sólo cubre una sección de la producción, mientras que el mercado provee para casi todos los sectores; los productores entre iguales son dependientes del ingreso provisto por el mercado. De este modo, la producción entre iguales ha sido creada a través de los intersticios del mercado.

Pero el mercado y el capitalismo son también dependientes de la P2P. El capitalismo se ha vuelto un sistema que depende de redes distribuidas, en particular la infraestructura P2P en computación y comunicación. La productividad es muy dependiente de los equipos cooperativos, a menudo organizados en modos derivados de la administración de la producción entre iguales. El apoyo dado por la mayoría de las empresas IT al desarrollo del código abierto es testimonio del uso derivado por los nuevos regímenes de propiedad común. El modelo general de negocios en general parece ser que los negocios “flotan” en la infraestructura P2P, y crean un excedente de valor mediante servicios, que pueden ser valor de cambio. Sin embargo, el apoyo del software libre y los códigos abiertos por los negocios instala un problema interesante. Apoyado y eventualmente gerenciado por las corporaciones, el software libre/código libre aún es P2P: sólo parcialmente. Si utiliza las estructuras legales GPL/OSI, resulta en regímenes de propiedad común. Si los productores igualitarios se vuelven dependientes de sus ingresos, y más aún, si la producción se torna un objetivo de la jerarquía corporativa, entonces ya no calificará como producción entre iguales. Así, las fuerzas capitalistas usan implementaciones parciales de la P2P. El uso táctico e instrumental de la infraestructura P2P, (prácticas colaboradoras) es solo una parte de la historia. De hecho, la dependencia del capitalismo contemporáneo de la P2P es sistémica. En tanto toda la infraestructura subyacente del capitalismo se torna distribuida, genera prácticas P2P y se vuelve dependiente de ellas. La escuela franco-italiana del “capitalismo cognitivo” resalta que hoy la creación de valor ya no está confinada a la empresa, sino asignada a la intelectualidad de masas de los trabajadores del conocimiento, quienes mediante su aprendizaje/experiencia de toda la vida y la conectividad sistémica innovan constantemente en y sin la empresa. Es este un argumento importante, pues justifica lo que vemos como la única solución para la expansión de la P2P en la sociedad: la renta básica universal. Solo la independencia del trabajo y la estructura del salario pueden garantizar que los productores igualitarios puedan continuar creando esta esfera de valor de uso altamente productiva.

¿Significa esto que la producción entre iguales es solo inmanente al sistema, productiva de capitalismo, y en ningún modo trascendente al capitalismo?

P2P y los Netarquistas

Más importante que la relación genérica que hemos descrito es el hecho de que los procesos entre iguales también contribuyen a formas más específicas de capitalismo distribuido. El uso masivo de los software de código abierto en los negocios, apoyado firmemente por grupos de capital y grandes compañías IT tales como IBM, está creando una plataforma de software distribuido que disminuirá drásticamente las rentas monopólicas disfrutadas por compañías como Microsoft y Oracle, mientras que Skype y VoIP redistribuirán drásticamente la infraestructura de telecomunicaciones. Además, también apunta a un nuevo modelo de negocios que está “más allá” de los productos, enfocándose en realidad en servicios asociados con el modelo de software nominalmente libre del FS/OS. Las industrias se están transformando gradualmente a sí mismas a fin de incorporar innovaciones generadas por los usuarios, y una nueva intermediación puede ocurrir alrededor de los medios generados por los usuarios. Muchos trabajadores del conocimiento están eligiendo caminos no-corporativos y volviéndose mini-empresarios, confiando en una infraestructura participativa cada vez más sofisticada, una especie de corporación digital común.

Las fuerzas pro-lucro que están construyendo y habilitando estas nuevas plataformas de participación representan una nueva subclase, a la que denomino clase netárquica. Si el capitalismo cognitivo puede ser definido por la primacía de los activos intelectuales por sobre los activos industriales de capital fijo, y por ende en la aceptación de la extensión de los derechos de IP para establecer rentas monopólicas, (tal como los capitalistas vectoriales descritos por Mackenzie Wark derivan su poder del control de los vectores de medios), entonces estos nuevos capitalistas netárquicos prosperan a partir de la habilitación y explotación de las redes participativas. Es significativo que Amazon se construyó sobre las revisiones de los usuarios, eBay vive en una plataforma de remates distribuida en todo el planeta, y Google está constituido por un contenido generado por los usuarios. Sin embargo, aunque estas compañías pueden basarse en los derechos de IP para alguna ganancia extra, esto no constituye en núcleo de su poder. Su poder se basa en la propiedad de la plataforma.

En sentido amplio, el capitalismo netárquico es una rama del capital que abraza a la revolución de los iguales, a todas aquellas fuerzas ideológicas para las que el capitalismo es el horizonte final de la posibilidad humana. Es la fuerza detrás de la inmanencia del igual a igual. Opuesta a ella, aunque unida en una alianza temporal, están las fuerzas del común-ismo, aquellos que ponen su fe en la trascendencia del igual a igual, en una reforma de la economía política más allá de la dominación del mercado.


Aspectos trascendentes del P2P

De hecho, nuestro análisis de los aspectos inmanentes del igual a igual, y cómo es tanto dependiente como productivo para el capitalismo, no agota el tema. La P2P tiene importantes aspectos trascendentes que van más allá de las limitaciones de la economía lucrativa:

1. La producción entre iguales posibilita efectivamente la libre cooperación de productores, quienes tienen acceso a sus propios medios de producción, y el valor de uso resultante de los proyectos supera a las alternativas lucrativas. Históricamente, aunque las fuerzas de mayor productividad puedan estar temporalmente sumergidas en el antiguo sistema productivo, conducen a reconstituciones y profundas crisis de la economía política. La emergencia de modos capitalistas dentro del sistema feudal es un ejemplo. Esto es particularmente importante porque sectores claves de la economía de lucro están retrasando deliberadamente el crecimiento productivo (en música, mediante las patentes) e intentando prohibir la producción P2P y las prácticas de intercambio.

2. La administración P2P trasciende tanto a la autoridad del mercado como a la del Estado.

3. Las nuevas formas de propiedad común universal trascienden las limitaciones de los modelos de propiedad privada y pública, y están reconstituyendo un campo dinámico de los Comunes.

En una época en la que el éxito del modo capitalista de producción pone en peligro la biosfera y causa cada vez más daño psíquico (y físico) a la población, la emergencia de una alternativa es particularmente atractiva, y se corresponde con las nuevas necesidades culturales de grandes números de la población. La aparición y crecimiento de la P2P es por ello acompañada por una nueva ética del trabajo (la Ética del Hacker de Pekka Himanen), por nuevas prácticas culturales tales como los círculos de iguales en investigación espiritual (la búsqueda cooperativa de John Heron), pero, por sobre todo, por un nuevo movimiento político y social que intenta promover su expansión. Este aún naciente movimiento P2P, (que incluye al Software Libre y al movimiento por el Código Abierto, el movimiento por el acceso libre, el movimiento de la cultura libre, y otros), que repica los medios de organización y objetivos del movimiento alter-globalización, se está tornando rápidamente en el equivalente al movimiento socialista en la era industrial. Se planta como una alternativa permanente al status quo, y como la expresión del crecimiento de una nueva fuerza social: los trabajadores del conocimiento.

De hecho, el objetivo de la teoría de los iguales es dar un sustrato teórico a las prácticas transformadoras de estos movimientos. Es un intento de crear un nuevo entendimiento de que un nuevo tipo de sociedad, basada en la centralidad de los Comunes, y dentro de un mercado y Estado reformados, está dentro del reino de las posibilidades humanas. Dicha teoría debe explicar mejor no sólo la dinámica de los procesos de igual a igual, sino también sus enlaces con otras dinámicas inter-subjetivas. Por ejemplo, cómo la P2P moldea los modos de reciprocidad, los modos de mercado y los jerárquicos; en que transformaciones ontológicas, epistemológicas y axiológicas descansa; y cómo puede ser un posible ethos P2P positivo. Un elemento crucial de dicha teoría P2P será el desarrollo de tácticas y estrategias para dicha práctica transformadora. La pregunta clave es: ¿podrá la P2P expanderse más allá de la esfera inmaterial en la que ha nacido?


La expansión del modo de producción P2P

Dado la dependencia del P2P del modo de mercado existente, ¿cuáles son las chances de expanderse más allá de la esfera existente de los bienes inmateriales no-competitivos?

He aquí algunas tesis sobre este potencial:

1. La P2P puede emerger no solo en la esfera inmaterial de la producción intelectual y de software, sino en donde haya acceso a tecnología distribuida: ciclos computacionales sueltos, telecomunicaciones distribuidas y cualquier tipo de red comunicadora viral.

2. La P2P puede emerger donde haya otras formas de capital fijo distribuido: tal el caso de los viajes compartiendo autos, que es el segundo modo de transporte en los Estados Unidos.

3. La P2P puede emerger donde el proceso de diseño pueda separarse del proceso de producción física. Grandes capitales destinados a la producción pueden coexistir confiando en procesos P2P para el diseño y la concepción.

4. La P2P puede emerger allí donde el capital financiero pueda ser distribuido. Iniciativas tales como el banco ZOPA apuntan endecha dirección. La compra cooperativa y el uso de grandes bienes de capital son una posibilidad. El apoyo estatal y la financiación del desarrollo del código abierto es otro ejemplo.

5. La P2P puede ser expandida y sostenida mediante la introducción de la renta básica.

Esta última, que crea un ingreso independiente del trabajo asalariado, posee el potencial de apoyar un mayor desarrollo del valor de uso generado por P2P. Mediante el ethos de la “plena actividad” (en lugar del pleno empleo) de la P2P, la renta básica obtiene un nuevo y poderoso argumento: no sólo eficaz en términos de pobreza y desempleo, sino también creando importante valor de uso para la comunidad humana.

Sin embargo, así como es difícil apreciar cómo la producción e intercambio de valor de uso pueda ser la única forma de producción, es más realista ver a la economía de igual a igual como parte de un proceso de cambio. En dicho escenario, la P2P tanto coexistirá como transformará profundamente otros modos intersubjetivos.

Una economía política basada en los Comunes estará centralizada alrededor del P2P, pero coexistirá con:

1. Una poderosa y revigorizada esfera de reciprocidad (la economía de obsequio) centrada alrededor de monedas complementarias basadas en el tiempo.

2. Una reformada esfera para el intercambio de mercado, el tipo de “capitalismo natural” descrito por Paul Hawken, David Korten y Hazel Henderson, donde los costos de la reproducción natural y social ya no están externalizados, y donde se abandona el imperativo del crecimiento por una economía de rendimiento como la descrita por Herman Daly.

3. Un Estado reformado que opere en un contexto de multiaccionariedad, y no esté más subsumido a los intereses corporativos, sino que actúe como un árbitro imparcial entre los Comunes, el mercado y la economía de obsequios. Estos objetivos pueden ser la inspiración para una potente alternativa a la dominación neoliberal, y crear un kaleidoscopio de movimientos “común-istas” extensamente inspirado en dichos objetivos.

Bibliografía:

Barbrook, Richard. Media Freedom. London: Pluto, 1995

Ferrer, Jorge N. Revisioning Transpersonal Theory: A Participatory Vision of Human Spirituality. Albany: SUNY, 2001

Fiske, Alan Page. Structures of Social Life. New York: Free Press, 1993

Gunderson, Lance H. and C.S. Holling. Panarchy: Understanding Transformations in Systems of Humans and Nature. Washington, D.C.: Island Press, 2001

Heron, John. Sacred Science. Llangarron, Ross-on-Wye, UK: PCCS Books, 1998

Galloway, Alexander. Protocol: How Control Exists After Decentralization Cambridge, Mass.: MIT Press, 2004

Himanen, Pekka. The Hacker Ethic and the Spirit of the Information Age. New York: Random House, 2002

Inglehart, Ronald. Culture Shift in Advanced Industrial Society. Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1989

Kane, Pat. The Play Ethic: A Manifesto for a Different Way of Living. London: Macmillan, 2003

Lazzarato, Maurizio. Les révolutions du capitalisme. Paris: Les Empêcheurs de penser en rond, 2004

Lessig, Lawrence. The Future of Ideas. New York: Vintage, 2002

Lessig, Lawrence. Free Culture. New York: Penguin U.S.A., 2004

Raymond, Eric. The Cathedral and the Bazaar. Sebastopol, CA: O’Reilly, 2001

Sagot-Duvauroux, Jean-Louis. Pour la gratuité. Paris: Desclée-De Brouwer, 1995

Sahlins, Marshall D. Stone Age Economics. Chicago: Aldine, 1972

Skolimowski, Henryk. The Participatory Mind. New York: Penguin USA, 1995

Skrbina, David. Panpsychism in the West. Cambridge, MA: MIT Press, 2005

Stallman, Richard. Free Software, Free Society. Boston, MA: GNU Press, 2002

Stewart, John. Evolution’s Arrow. Canberra: Chapman Press, 2000

Surowiecki, James. The Wisdom of Crowds. New York: Anchor, 2005

Tuomi, Ilkka. Networks of Innovation. Oxford: Oxford University Press, 2003

Vercelonne, Carlo, dir. Sommes-nous sorti du capitalisme industriel? Paris: La Dispute, 2003

von Hippel, Eric. The Democratization of Innovation. Cambridge, MA: MIT Press, 2004

Wark, McKenzie. A Hacker Manifesto. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2004

Weber, Steve. The Success of Open Source. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2004


Credits

Traducción: Eduardo Sadier

Marzo 2006, Buenos Aires, Argentina